Vitruvians Electrofitness

Estimulación eléctrica muscular (EMS) es la estimulación del músculo y su contracción usando impulsos y frecuencias concretas estudiadas. ¿Suena demasiado científico?

EMS puede ser usado como una herramienta en rehabilitación y prevención, pero también como una valiosa herramienta de mejora física, eficaz y rápida.

Los impulsos son generados por un sistema a través de electrodos en la piel que actúan directamente sobre los músculos. Los impulsos hacen que los músculos se contraigan, siendo el resultado similar al movimiento de los músculos en el ejercicio intenso convencional. Este es el entrenamiento del siglo XXI que está revolucionando el mundo.

Ahorra tiempo

Gracias a esta tecnología entrenarás simultáneamente más de 350 músculos a alta intensidad, y conseguirás un alto porcentaje de fibras reclutadas, lo que hace que el músculo entrene siendo estimulado cerca de su 100%. Con ejercicio convencional pocos músculos se llegan a entrenar a un 40% de intensidad. Entrenas en apenas  20 minutos y siempre supervisado por nuestro entrenador personal. Verás resultados en poco tiempo y con tan sólo 1 o 2 sesiones semanales.

Fortalezca la musculatura

Los electrodos son colocados directamente en el cuerpo sobre cada grupo muscular mayor, de modo que todos los impulsos alcanzan su destino, pudiendo así entrenar incluso músculos menos convencionales.

Aliviar problemas de espalda

La espalda es un punto débil en el cuerpo humano, es una musculatura difícil de entrenar eficazmente de forma convencional y de la que requerimos en nuestro día cotidiano.

El mal posicionamiento al sentarse, el levantamiento de pesos de forma errónea y otras acciones hacen dañarla más de lo habitual adoptando una postura erguida.

Mediante el entrenamiento personalizado y con la asistencia de los electrodos, podremos fortalecer esta musculatura mejorando así la postura y sobre todo las tensiones o dolores.

Quema la grasa acumulada

Lo más revulsivo de este entrenamiento es su eficacia en la quema de grasas y tonificación. En una sesión convencional hacemos un entrenamiento mixto en el que hay partes aeróbicas y anaeróbicas, pudiendo adaptarse más de una forma u otra según el objetivo final del deportista. El metabolismo basal se acelera incluso horas después del entrenamiento, quemando así nuestros depósitos de caloría (grasas) y obteniendo una tonificación eficaz en un plazo muy corto de tiempo.

Ninguna actividad llega a ser lo suficiente si no obtenemos una alimentación saludable y equilibrada. En Vitruvians disponemos de una sección de nutrición, donde un profesional estudiará tu caso, tus gustos y conseguiremos juntos llegar al objetivo final.

Aliviar las articulaciones

Los impulsos eléctricos trabajan directamente en los músculos, donde no hay presión sobre las articulaciones, por lo que no son sobrecargadas. A menudo en entrenamientos convencionales levantamos pesos, dañando la estructura ósea de nuestro cuerpo. Este método de entrenamiento no requiere el levantamiento de peso.

Equilibrar el sistema muscular

La distribución de los electrodos puede estimular y desarrollar todos los grupos musculares o sólo aquellos seleccionados. Con esto podemos lograr un entrenamiento uniforme o intensificar en ciertas zonas del cuerpo aquel que queramos mejorar.

Mejora tu vida

Su postura mejorará, así como su forma de sentir:

  • La estimulación del impulso eléctrico trabaja también en los músculos más profundos.
  • La circulación de la sangre de los tejidos musculares y el tejido conectivo será mayor, cosa que conducirá a una piel más firme, más tonificada. Lo mismo que un tratamiento anticelulítico efectivo.
  • El entrenamiento del músculo hace los huesos más fuertes, por lo que son más resistentes a las fracturas, y ayuda indirectamente a evitar y prevenir la osteoporosis.